autocaravana

…Y si no, nos enfadamos…en la autocaravana

pareja autocaravana

¿Recuerdas aquellos libros juveniles, llamados “Elige tu propia aventura”, en ellos, el lector tomaba decisiones sobre cómo debían actuar los personajes de la historia, e iba modificando el argumento, según la decisión que tomase.

Bien, pues te pongo en situación, y te propongo una situación al estilo de aquellos libros

Elige tu historia (en autocaravana)

Dos autocaravanistas intrépidos, algo atolondrados, y muy atrevidos, deciden ir del punto X al Y, ya que les han comentado que en Y hay un lugar estupendo para ver un fantástico paisaje.

Para proteger su anonimato los llamaremos Rick e Ilsa (al estilo Casablanca).

Como no estaban muy seguros de cómo llegar, preguntan a los amables agentes de la autoridad, que les guían hacia el inicio de la aventura.

A pesar de que les avisan de que el firme igual no es muy bueno, deciden seguir adelante y en el caso de que la cosa se ponga chunga dar la vuelta (ilusos)

Felices de estar a punto de llegar a la meta, y de que el camino era mejor de lo que esperaban, sienten que pueden con todo, y que son unos afortunados.

Pero amigos, la historia, se tuerce cuando apenas quedaban 3 kilómetros para llegar.

Y no, no era un agujero en la carretera, ni un socavón.

Un árbol de grandes dimensiones había caído ocupando gran parte de la calzada, alcanzando con sus ramas gran parte del camino.

pareja autocaravana

Los intrépidos, e ingenuos autocaravanistas, ven frustrado su sueño de llegar a su destino.

Se bajan de la autocaravana, y comienzan a desandar camino a pie para ver dónde sería factible dar la vuelta, y retroceder.

Después de andar bastante, desisten, es imposible dar la vuelta.

No hay cobertura móvil, ni pasa absolutamente nadie por ese camino, de hecho no se encontraron a nadie desde que salieron del pueblo.

Quedan un par de horas de luz, y hay que darse prisa en resolver el problema

pareja autocaravana

Y ahora llegan las opciones:

Opciones para seguir con la historia:

  1. Hacemos noche en mitad del camino, y mañana ya veremos.
  2. Llamamos al 112 para que nos saque de esta, ya que no hay otra cobertura de móvil.
  3. Movemos el árbol.

Opción elegida:

Sí, elegimos la tercera opción, mover el árbol, no llevábamos eslingas para tirar del árbol con la autocaravana, ni sierra, sólo un trozo de cuerda de escalada y una mininavaja suiza (créeme, con los cuchillos de la cocina también intentamos serrar alguna rama pequeña, que rozaba el techo al intentar pasar, imposible)

Cómo la base del árbol estaba apoyada en una piedra, movimos la piedra, y con ello, y muuuucho esfuerzo, movimos el árbol, dadme un punto apoyo, y moveré el mundo, dijo Arquímedes.

Las ramas que iban a rozar en el techo al pasar, las fuimos quitando como pudimos.

Para colmo, en el lado opuesto al árbol en el camino, había un gran agujero, lo tapamos con piedras, ramas y demás.

pareja autocaravana

Y con cuidado, y paciencia (un par de horas más tarde) pasamos.

Desenlace, y conclusiones de la aventura

pareja autocaravana

Cuando llegamos arriba, no había absolutamente nadie en kilómetros a la redonda, y no te engaño si te digo, que fue la noche más especial en la autocaravana que hemos pasado hasta ahora.

Mi piel se eriza, de sólo pensarlo.

Sí, al día siguiente tenía las manos arañadas, doloridas, aún ensangrentadas, llenas de resina, y un gran gran lumbago, pero mereció la pena cada segundo de ese día.

Si eres autocaravanista, sabes de lo que hablo.

Y lo que en un principio, fue un problema en la autocaravana, hizo que viera mi relación de pareja como algo sólido, que viera a mi pareja como un compañero de vida, una persona con la que remar hacia la misma dirección, y que cuando trabajamos en equipo somos muy muy fuertes, tanto física como mentalmente, capaces de mover montañas si es necesario.

El destino nos puso a prueba, y creo que la pasamos con nota.

Y sí, ahora sé que juntos podemos con todo, aunque un árbol se cruce en nuestro camino.

Sólo me falta convencerle de que se case conmigo, pero eso ya es otra historia 😉

Ahora es tu turno, ¿te has metido en algún berenjenal con la autocaravana?, cuéntamelo en los comentarios 🙂

2 comentarios en “…Y si no, nos enfadamos…en la autocaravana

  1. Precioso. Maravillosamente narrado. Y sí, mi novia y yo hemos pasado por situaciones así. Sobre todo cuando te vas metiendo en un pueblo y vas viendo que la calle se va estrechando, y que tienes detrás de ti una fila de 15 coches. Y que no puedes dar la vuelta. Y que finalmente puedes pasar a 2 cms de los balcones de ambos lados y de los espejos retrovisores de los coches de la calle. Y cuando terminas piensas que tu pareja es la mejor ayudante y que tu eres el mejor conductor…!!

    Sí, lo hemos vivido!! 😉

    • Mil gracias!, sales de la calle estrecha con la gota de sudor surcando la frente, pero feliz por la conquista, además estas cosillas son las que afianzan las relaciones de pareja 😉 Yo siempre digo que si quieres saber si es la mujer/hombre de tu vida, tienes que pasar al menos una calle estrecha o un tunel bajito con tu pareja en la autocaravana 🙂 no hay nada mejor que luego recordarlo 😉

Deja un comentario

error: Contenido protegido
Leer entrada anterior
autocaravana viejita
Ésta es mi autocaravana viejita, y pido perdón por ello

No puedo con ello, lo siento, la rabia me desborda cuando veo a alguien disculparse por tener una autocaravana viejita....

Cerrar