No voy a esperar a jubilarme para tener una autocaravana

No voy a esperar a jubilarme para tener una autocaravana

No, no lo pienso hacer, no voy a esperar a jubilarme para tener una autocaravana.

Porque igual cuando me arrugue, la artrosis empiece a mordisquear mi cuerpo, y tenga un montón de nietos, igual no tengo fuerzas para subir ese peldaño del demonio.

No, no voy a esperar, voy a a viajar ahora, a recorrer España, Europa y si se tercia, el resto del mundo.

Igual ahora no tengo tanto tiempo, ni tanto dinero, pero no pienso ahorrar ni un sueño para una jubilación, que igual no llega.

Porque es ahora cuando quiero conocer Suiza, Alemania, Eslovenia, y no dentro de 30 años, que nadie te convenza de postergar los sueños.

Si quieres tener una autocaravana no esperes a tener más tiempo, más dinero, más edad, porque probablemente, cuando eso llegue todo lo demás se habrá esfumado, y ya no podrás hacer nada.

Si tu cuerpo te pide viajar y no tienes dinero, no temas, nosotros comenzamos con una furgoneta pequeñita, sin WC, sin ducha, sin apenas espacio, pero eramos la mar de felices.

Si piensas que cuando te jubiles tendrás más tiempo, créeme, no lo tendrás, siempre surgirá algo nuevo que te impedirá cumplir tu sueño.

Porque cuando la hipertensión, la diabetes o la vista cansada se hayan hecho un hueco en tu vida, es probable que no tengas fuerzas para luchar por ese sueño, no esperes a que esto ocurra.

Mientras que si ya has cumplido tu sueño, si ya tienes una camper, una caravana, o una autocaravana, nadie te impedirá viajar, ella te estará esperando en la puerta y sólo tendrás que dar un pequeño saltito para comenzar el viaje, es más fácil subirse a un sueño en marcha que emprenderlo desde cero.

No puedo prometerte que conseguir tener una autocaravana sea fácil, pero si realmente lo deseas, encontrarás el modo de hacerlo.

Si de verdad lo quieres, hazlo, no esperes.

Y no dejes que nadie te diga eso de “Voy esperar a jubilarme para tener una autocaravana” los sueños no esperan.

19 comentarios en “No voy a esperar a jubilarme para tener una autocaravana

  1. Gran opinión con la que estoy totalmente deacuerdo! De hecho, algó así dijimos nosotors hace ya unos cuantos años cuando con veintitantos y sin un duro nos decidimos. Hay que hacer todo lo posible para cumplir nuestros saños, y no esperar una vida entera para que se hana realidad!

    • Sí, sí, exacto, ¿para qué esperar? es cuestión de prioridades, probablemente al principio no puedes comprarte la autocaravana de tus sueños, pero estoy convencida de que si quieres viajar encuentras el cómo, aunque sea con una tienda pequeñita, lo importante está en disfrutar.

  2. Eso es verdad, y la mejor solución para no tener que invertir tanto dinero de golpe es alquilarla, por eso si quereis descubrir este maravilloso mundo, no dudeis en alquilar. No es tan caro como lo pintan, merece la pena.

    • Estoy de acuerdo contigo Elisa, alquilar es la mejor opción antes de hacer un desembolso grande, además tienes la opción de probarla y saber si realmente te gusta.

  3. Esa ha sido nuestra frase durante todo este año. En enero compramos la autocaravana de nuestra jubilación. Nos la entregaron en julio, y estamos encantados. Disfrutando ahora. Porque a lo mejor la jubilación no llega. O entonces no tenemos salud. Ahora es el momento.
    Amen!

    • Claro que sí, no podemos dejar el disfrute para el futuro, ¿y si no llega? ¿y si cuando llega no nos apetece porque estamos demasiado cascados? Hay que aprovechar, es aquí y ahora

  4. Que razón teneis. Es muy buena la invitación a tomar conciencia del momento actual y vivir el presente. Nos pasamos la vida recordando el pasado y proyectando el futuro. Y el presente que es realmente el momento en el que nos encontramos siempre ¿donde queda? No le prestamos atención. Totalmente de acuerdo. Dejémonos de excusas. Si algo nos gusta o queremos hacer hay que proponérselo y hacerlo en la medida de las posibilidades de cada uno como muy bien habeis planteado. La sabiduria popular nos dice: “No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” Esto siempre nos lo han dicho relacionado con el trabajo y las obligaciones. Vamos a darle la vuelta y apliquémoslo al ocio y el bienestar. Todo sea por nuestra felicidad y la de los nuestros.¡un abrazo!

    • Eso es Paco, muy bien expresado, nos enseñan a trabajar sin descanso, a postergar el ocio para otro momento, pero la vida te enseña a que ese “en otro momento” igual no llega.
      Es triste pero cierto, no podemos hipotecar nuestro sueños a un futuro que no sabemos si llegará, ¿por qué tengo que esperar para disfrutar?
      La vida es mucho más que trabajar y trabajar, al final de todo, si hacemos cuenta, qué nos llevamos, qué nos queda, a mi, mis viajes, mis vivencias, mis momentos, y eso, no hay quien me lo arrebate, gracias por la reflexión Paco.

    • Gracias Maria, los sueños no esperan, están ahí para que los hagamos realidad y luchemos por ellos, la vida es aquí y ahora, no en unos años, que no sabemos si llegarán

  5. Qué gran mensaje! Yo lo tengo muy claro, los sueños no se pueden dejar para mañana. Durante un tiempo, con veintipocos, viví dependiendo de una máquina de hemodiálisis. En cuanto me trasplantaron y pude viajar empecé, primero en tienda de campaña, despues con una AC de segunda mano. Sé que un día volveré a estar atada a esa máquina porque ningún trasplante es eterno, pero cuando llegue ese momento no me importará porque hice mis sueños realidad y tengo en la memoria los más bellos recuerdos de mis viajes por Europa y Estados Unidos con mi marido y mi hijo.

    • Qué gran verdad Esther, nuestra máxima es disfruta mientras puedas, porque mañana no sabes qué te deparará, disfruta de tus vivencias y de tus sueños, porque eso es lo que nos vamos a lleva.
      Por cierto, me encanta tu blog, un abrazo y mucha fuerza.

  6. Qué gran mensaje! Los sueños no hay que dejarlos para mañana. Yo lo tengo clarísimo. Durante un tiempo, con veintipocos, viví dependiendo de una máquina de hemodiálisis. En cuanto me trasplantaron empecé a viajar, primero en tienda de campaña y después en autocaravana. Sé que un día volveré a depender de la máquina porque ningún trasplante es eterno, pero cuando llegue el momento no me importará porque hice mis sueños realidad y tendré en mi memoria cientos de recuerdos maravillosos de mis viajes por Europa y Estados Unidos con mi marido y mi hijo.

  7. Hace un año y medio pensé lo mismo, tengo 58 años y no quiero esperar a realizar mis sueños, por eso ya tenemos nuestra autocaravana. No quiero esperar a que la salud me lo impida.

    • Muchas gracias por el comentario Alfonso, estoy segura de que va a ser una gran decisión, posponer nuestros sueños no es buena idea, intentamos esperar a un momento mejor, “cuando tenga más tiempo””cuando tenga más dinero” y al final la vida se pasa y nunca llega ese momento, disfruta mucho de tu sueño, un abrazo.

  8. Siempre fue mi sueño, y mis pensamientos eran muy insistentes, tanto, que al fin lo logré…, hoy por hoy no sólo no me arrepiento, sino que parece que me falta tiempo para para empezar el siguiente viaje.
    No paro de pensar en el siguiente viaje y cada día nos gusta más, disfrutar de cada lugar, cada rincón, de su gastronomía de sus gentes, de sus espacios naturales, su diversidad climática y también de la simplicidad de las cosas cotidianas y de las necesidades que no son tantas.
    La única preocupación buscar el sitio más cómodo y tranquilo para pasar la noche, pero hoy en día y con la ayuda de las tecnologías es muy fácil está acompañado demás amigos, y que como última opción elegir un Camping.
    Saludos y buenas rutas.

    • Hola Juan Carlos, así es, cuando un sueño está ahí hay que ir a por él hasta conseguirlo.
      Cada vez es más fácil disfrutar de nuestras autocaravanas, de la simplicidad de la vida, de las gentes que nos rodean…
      Al final la vida es eso, algo más sencillo y cotidiano de lo que nos empeñamos en pensar 🙂

Deja un comentario

error: Contenido protegido
Leer entrada anterior
Lugares donde no dormir con la autocaravana
Lugares donde no dormir con la autocaravana

Es como el sentido arácnido, llegas a un sitio miras alrededor, sacas la nariz de la autocaravana, y piensas lo...

Cerrar